BLAS DE OTERO

 

(Bilbao, 1916 – Madrid, 1979) Poeta español. Su obra, que parte de la angustia metafísica para desembocar en lo social y testimonial, es una de las más importantes de la lírica de posguerra, y un ejemplo del llamado "exilio interior" que caracterizó a buena parte de la resistencia contra el franquismo ejercida desde la propia España.

Dedicó su vida a la poesía y llegó a ser un poeta reconocido internacionalmente. Fue uno de los principales representantes de la poesía social de los años cincuenta.

Cuando comienza la guerra civil no toma partido de ningún bando.

Años después, en el 1952, tiene un sentimiento de repulsa hacia España y se exilia a París donde se afilió al partido comunista. Fue allí donde creó su obra “Pido la paz y la palabra”, con un verso que tenía el objetivo de cambiar el mundo.

Blas de Otero es considerado como un riguroso trabajador del lenguaje y la forma, en permanente lucha con la palabra. Desde el punto de vista ideológico pasó de un cristianismo dramático a un marxismo militante.

 

 

PIDO LA PAZ Y LA PALABRA

Escribo
en defensa del reino
del hombre y su justicia. Pido
la paz
y la palabra. He dicho
«silencio»,
«sombra»,
«vacío»
etcétera.
Digo
«del hombre y su justicia»,
«océano pacífico»,
lo que me dejan.
                                  Pido
la paz y la palabra.

 

 

EN EL PRINCIPIO


Si he perdido la vida, el tiempo, todo
lo que tiré, como un anillo, al agua,
si he perdido la voz en la maleza,
me queda la palabra.

Si he sufrido la sed, el hambre, todo
lo que era mío y resultó ser nada,
si he segado las sombras en silencio,
me queda la palabra.

Si abrí los labios para ver el rostro
puro y terrible de mi patria,
si abrí los labios hasta desgarrármelos,
me queda la palabra.