13/3/2008 15:50 h DESDE EL 2003 HASTA EL 2007

Un exconcejal de Palma gastó 45.000 € en clubs de alterne homosexual a cargo del ayuntamiento.
 

 

periodicos

 

SANLÚCAR DE BARRAMEDA (CÁDIZ), 8 Mar. (EUROPA PRESS) –

MUERE LA DUQUESA DE MEDINA SIDONIA

   Luisa Isabel Álvarez de Toledo nació en Estoril (Portugal) el 21 de agosto de 1936. Era la XXI Duquesa de Medina Sidonia, la Casa ducal más importante de España por ostentar el primer ducado hereditario que se concedió (1445), y de otras muchas Casas como la de Montalto de Aragón, Duquesa de Fernandina y Princesa de Montalbán, Marquesa de Villafranca del Bierzo y Marquesa de los Vélez. Era tres veces Grande de España y ostentaba, además, 12 títulos reconocidos por el Cuerpo de la Nobleza Italiana.  

   Aristócrata atípica y polémica, contrajo matrimonio en 1955 con José Leoncio González de Gregorio y Martí, con quien tuvo tres hijos, era historiadora, conservadora del preciado archivo ducal y escritora de numerosas publicaciones. A la edad de 18 años, la XXI duquesa de Medina Sidonia, fue presentada en sociedad en Estoril con la Infanta Pilar de Borbón, madre del rey, y a pesar de todo, mantuvo durante toda su vida unos férreos ideales republicanos.

   Fue miembro de PSOE a raíz de su lucha antifranquista, lo que le llevó a ser encarcelada en los años 60 en la cárcel de Alcalá de Henares (Madrid), motivo por el que fue conocida popularmente desde entonces como la ‘Duquesa Roja’. En la actualidad estaba volcada en la presidencia de la Fundación que gestiona la mayor parte del patrimonio de la Casa Medina Sidonia, en la investigación histórica y en la literatura.

 

La relación de la duquesa con sus hijos fue pésima, por no decir nula, y más desde que la demandaron ante los tribunales por apropiación de la herencia que les dejó su abuela, la condesa de la Mortera, y por la destrucción del patrimonio inmobiliario, el palacio de la Mortera (la primera demanda la ganaron y la segunda está pendiente de recurso).

Días atrás sus tres hijos, en contra de las últimas voluntades de su madre,  acudieron a su  sepelio y allí pudieron encontrarse con su viuda, Liliana María Dalhmann, su secretaria, con quien la "duquesa roja" se casó antes de morir.