El Artista

Una tarde le vino al alma el deseo de dar forma
a una imagen del Placer que se posa en un instante.
Y se fue por el mundo a buscar bronce, pues sólo en
bronce podía concebir su obra.
Pero había desaparecido en bronce del mundo
entero; en parte alguna del mundo entero podía
encontrarse bronce, salvo el bronce solo de la
imagen del Dolor que dura para siempre.
Era él quien había forjado esta imagen con sus
propias manos, y la había puesto sobre la tumba
de lo único que había amado en la vida. Sobre
la tumba de lo que más había amado en la vida
y había muerto había puesto esta imagen
hechura suya, como prenda y señal del amor
humano que no muere nunca, y como símbolo del
dolor humano que dura para siempre. Y en el
mundo entero no había más bronce que el bronce
de esta imagen.
Y tomó la imagen que había formado y la puso
en un gran horno y se la entregó al fuego.
Y con el bronce de la imagen del Dolor que
dura para siempre esculpió una imagen del
Placer que se posa en un instante.

Oscar Wilde