Mi jardín de marzo08 128
 
 

El barranco de Guayadeque es uno de los valles más espectaculares de la isla, con sus profundas laderas.

Encontramos en él más de 80 especies de la flora endémica, como el cactus, la pita, amapolas, palmeras, pinos canarios, almendros ,la giralda y la escobilla parásita, los cuales conviven con otras especies de matorral y arbóreas.

 De su fauna destacamos el lagarto gigante más grande del mundo: el Lagarto Canarión (lagarto gigante de Gran Canaria Gallotia stehlini) 

 Del arroyo que corre por este barranco se provee de agua a los municipios vecinos de Agüimes e Ingenio.

Como zona más poblada de la isla en la antigüedad, en él se encuentra su cementerio prehistórico más importante, constituido por cuevas inaccesibles, que luego fueron utilizadas como viviendas, lugares de almacenaje de comida o para practicar rituales de fertilidad. Durante el siglo XIX muchos locales se dedicaron a robar en estos yacimientos para vender los restos al Museo Canario. En un intento por prevenir un mayor destrozo de la zona, ésta fue declarada Monumento Nacional.

Mi jardín de marzo08 144 

La importancia arqueológica de Guayadeque empezó a ser reconocida en las últimas décadas del siglo XIX, cuando comenzaron a hacerse las primeras exploraciones por parte del Museo Canario. Las momias y las grandes cuevas funerarias son, desde entonces, los elementos arqueológicos más conocidos del barranco, pero no son los únicos. La moderna arqueología, además de profundizar sobre los aspectos antropológicos y funerarios, ha puesto de relieve la presencia de otros elementos igualmente significativos, como pueden ser los grandes poblados trogloditas, los graneros, las pinturas y los grabados rupestres.

 Mi jardín de marzo08 157