a1

 

Día Mundial de la Salud

 

 

En 1948, la primera Asamblea Mundial de la Salud, instituyó el Día Mundial, que desde 1950 se viene celebrando el 7 de abril de cada año.

 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), salud es:

 

“Aquel estado de completo bienestar físico mental y social, y la posibilidad de cualquier persona de aprovechar y desarrollar todas sus capacidades, en el orden intelectual, cultural y espiritual”.

 

 

Si analizamos un poco cada uno de los aspectos que nos hacen ser considerados sanos: el bienestar físico, el bienestar social y el bienestar mental, señores, señoras, tengo que decir que me considero muy, muy enferma.

Mi bienestar físico no es contemplado con medicina preventiva sino con largas, infinitas, listas de espera.

Con los tratamientos necesarios en cualquier caso, sino con protocolos de actuación.

Con atención personalizada y tiempo. Personal, muy quemado, muchos en la misma hora porque no hay médicos,¡ni siquiera en Cuba!, mientras que los que quieren estudiar aquí Medicina, no pueden porque hay una valla muy alta que saltar.

Mi bienestar físico es oír a todas horas niveles excesivos, perjudiciales de ruido.

Tener mi edificio, mi manzana, mi ciudad, plagada de antenas con todo tipo de consecuencias sobre el organismo, pero con muchos intereses de por medio para quitarlas.

Comer carnes cargadas de hormonas y antibióticos. Verduras transgénicas. Pescado lleno de mercurio…

¡Para qué seguir!

 

Mi bienestar mental consiste en ser bombardeada por los medios de comunicación para hacer que me sienta frustrada,  gorda, vieja, extravagante… por no tener tal o cual talla, no usar tal o cual crema o usar tal o cual vestimenta.

Bienestar el que da saber que el día tiene 24 horas y que yo necesito 48, como mínimo, para realizar con comodidad las actividades diarias y tener un poco de tiempo para dedicarlo a alimentar mi espíritu.

En relación al bienestar social, si somos seres sociales que vivimos en un medio ambiente ¿qué les cuento?

Capa de ozono, contaminación de aguas, tierras, aire, deforestación…

Estamos en el siglo XXI y nos codeamos con anoréxicos, bulímicos, estresados, sicópatas, drogadictos, enfermos de SIDA, y todo tipo de enfermedades con la etiqueta de expedientes X, que no se sabe ni de dónde provienen ni cómo tratarlas.

 

Pasa un gobierno, llega otro y no se ve que ninguno de ellos  aúne esfuerzos por intentar controlar, aunque sea a estas alturas (harturas), aquellos factores ambientales que afectan la salud del individuo. Que instituya programas comunitarios orientados a fomentar el bienestar mediante actividades físicas y recreativas, (para todos), evitar la propagación de enfermedades, evitar la destrucción del medio ambiente: prevenir antes que curar.

 

Hoy se celebra el Día Mundial de la Salud y me siento muy, muy enferma.

SOLEDAD