Tras unos añitos separada  de ollas y pócimas este año tengo la necesidad de volver.

¿Y qué mejor momento que la noche de San Juan?

La voy a utilizar, como antaño, para fortalecerme

 

Cargarme y cargar mis amuletos, mis talismanes.

 

Regar mi cuerpo, mi alma de fuego y agua purificadoras.

 ¡Vivir la renovación!

Brujitas, hay aquelarre ¿se apuntan?