Hace poco, hablando con una amiga, intentábamos, con poco éxito recordar los pecados capitales.

Como hago, y recomiendo, cuando estoy en estas situaciones busqué información para “refrescar” la memoria y encontré una entrada del periódico La Vanguardia en la que nos informaban de la aparición de nuevos pecados, esta vez sociales.

Me pareció interesante compartir la información con todos ustedes.

 

 

 

 

 

Los nuevos "pecados sociales" presentados por el plenipotenciario apostólico del Vaticano son estos:

 

1. Las violaciones bioéticas, como la anticoncepción.

2. Los experimentos moralmente dudosos, como la investigación en células madre.

3. La drogadicción.

4. Contaminar el medio ambiente.

5. Contribuir a ampliar la brecha entre los ricos y los pobres.

6. La riqueza excesiva.

7. Generar pobreza.

 

 

 

 

Los siete pecados capitales señalados por el Papa Gregorio I en el siglo VI son los siguientes:

 

1. La soberbia

Es el principal de los pecados capitales. Es la cabeza de “todos” los restantes pecados. De la soberbia se desprenden las siguientes faltas menores:

*La vanagloria *La Jactancia  *El Fausto  *La altanería*La ambición          *La hipocresía *La presunción*La desobediencia*La pertinacia.

El remedio radical contra la soberbia es la humildad. Según el cristianismo, “Dios abate a los soberbios y eleva a los humildes (Luc. 14)

 

2. La envidia.

La envidia es definida como “Desagrado, pesar, tristeza, que se concibe en el ánimo, del bien ajeno, en cuanto este bien se mira como perjudicial a nuestros intereses o a nuestra gloria”.

La envidia es falta gravísima, cuando nos incomoda y angustia a tal grado el bien o los bienes materiales del otro, que deseamos verlo privado de aquellos bienes que legítimamente ha conseguido y al que, nosotros, por nuestra impotencia, no hemos logrado conseguir. De esta manera, este deseo de ver privado al otro de sus bienes nos puede conducir a procurar, por todos los medios, a efectivamente quitarle esos bienes o de hacer ver, con el uso del chismorreo, que aquel no debería poseer lo que posee. La mentira, la traición, la intriga, el oportunismo entre otras faltas se desprenden de esta tristeza frente al bien ajeno y a nuestra propia incapacidad de acceder a tales bienes.

 

3. La gula.

 Consiste en hacer uso inmoderado de los alimentos necesarios para la vida.

4. La lujuria.

 Es el apetito desordenado de los placeres eróticos.

5. La ira.

 Es el apetito desordenado de venganza. El apetito de venganza es desordenado o contrario a la razón, y por consiguiente la ira es pecado, cuando se desea el castigo al que no lo merece, o si se le desea mayor al merecido, o que se le infrinja sin observar el orden legítimo, o sin proponerse el fin debido que es la conservación de la justicia y la corrección del culpable. Son hijos de la Ira: el maquiavelismo, el clamor, la indignación, la contumelia, la blasfemia y la riña”.

6. La avaricia.

Es el amor desordenado de las riquezas. Son “hijos” o faltas menores de la avaricia: el fraude, el dolo, el perjurio, el robo y el hurto, la tacañería, la usura, etc.

 

7. La pereza.

Hace olvidar el bien necesario e indispensable a la salud eterna, descuidar notablemente las obligaciones y deberes.

En el fondo, la pereza se identifica con el “aburrimiento”.

 

 

 

 

Tras leerlos me he dado cuenta que vivo rodeada de “potenciales pecadores capitalistas”( entre los que me incluyo).

 

¿Y tú?¿Qué pecado capital es el que gobierna tu vida?

 

 

Si quieres saber más sobre “tus pecados” te recomiendo este test.

Conmigo estuvo bastante acertado.

 Test Pecados Capitales