Cada 21 de diciembre se celebra la llegada de una esfera de luz en los cielos, anunciando un hecho divino en la tierra, es el Ángel de la Navidad.

Es el Ángel que acompañó a Gabriel . Se manifestó en el cielo tres días antes de la llegada de Jesús y que se convirtió en la luz brillante que guió a los pastores que fueron a constatar el milagro del nacimiento y adorar a Jesús. También fue el que llevo la buena nueva y guió a los Reyes Magos al pesebre, lugar donde nació Jesús. Su función primordial era llevar esperanza al mundo a través del anuncio de esa buena nueva.

Ese ángel se pasea por nuestro planeta todos los 21 de diciembre a las 12 de la noche y deja caer sobre nosotros toneladas de bendiciones. Y desde ese entonces, se le conoce como el Ángel de la Navidad.

 

Es recomendable acondicionar la casa para acogerlo cuando llegue limpiando la casa temprano, por la mañana. Barreremos todo el piso simbolizando que todo lo negativo se va y todo lo viejo se renueva, posteriormente se colocaremos carboncillos en un recipiente con mango y se le iremos echando poco a poco el incienso, esto produce bastante humo de muy agradable aroma. También podemos encender varillas de aromas, como por ejemplo con fragancia a rosas, jazmín, manzana, limón, mandarina, naranjas, violetas, etc. A mí me gusta quemar el incienso con mirra.

 Cuando empiece a salir el humo, caminar por toda la casa llevando el recipiente con el incienso para que penetre por todos los rincones del hogar.

 Luego debe abrirse por unos minutos las puertas y ventanas para que salga todo el humo del interior. Una vez que el aire se ha limpiado puede volverse a cerrar nuevamente. Esto debe hacerse de día, antes de las siete de la tarde. De esta manera limpiamos la casa de restos energéticos negativos.

 

Si lo desean puede también hacer esta limpieza espiritual del hogar el día 24 de diciembre antes de las siete de la tarde.

 

El Ángel de la Navidad también puede conceder deseos, por la que hay que escribirle una carta, primero agradeciéndole todo lo bueno que dejó y luego pidiéndole aquello que se desea.

De preferencia hacerle 21 peticiones específicas de la siguiente forma:

 7 – Para el planeta, ciudad o país.

 7 – Para las personas que amamos (puede ser familiares o amigos).

 7 – Para ustedes mismos.

 

 Recuerden pedir de forma clara y detallada todo lo que anhelan, de ser posible con fechas, cantidades o nombramientos exactos, cualquiera que sea el caso y sobre todo nunca olviden que esta es una hermosa tradición y la energía de este ángel es real y trae millones de bendiciones pero tengan presente que quien de la última palabra y pone en marcha las acciones de la tierra son ustedes mismos.

 Esta carta debe estar dirigida al Ángel de la Navidad. No deben faltar unas palabras de agradecimiento por todo lo concedido y lo no concedido en el año.

 Cierran esta carta y la guardan hasta el próximo 21 de diciembre.

A las 12 en punto de la noche se abren todas las puertas y ventanas de la casa y se da la bienvenida al Ángel de la Navidad, pidiéndole que sea mensajero de nuestras peticiones.

 

En este día podremos adornar la casa con angelitos y velas blancas, que dejaremosencendidas hasta que se consuman.

¡¡¡ FELIZ NAVIDAD!!!

¡QUE TODOS SUS DESEOS SE CUMPLAN!